butaca_con_tapiceria_pintada_a_mano-2-03

Una pareja de butacas heredadas

Estaban feas y deterioradas y por eso habían sido dejadas de lado. Sus dueños decidieron apostar por ellas y contaron conmigo para convertirlas en dos piezas únicas, que pudieran ser usadas a diario. Me pidieron un acabado de la madera en blanco envejecido, pero se me dio libertad absoluta a la hora de realizar los bocetos de las telas, y así me decidí por hacer dos diseños distintos en base a los mismos colores y motivos. Hoy las butacas tienen nueva vida y llenan de color la habitación.

VER MÁS SILLAS Y BUTACAS PEDIR UN PRESUPUESTO